"DON PASCUAL EN LA JULIO REY", escrito por María Teresa Suarez Fernandez, ha sido el relato elegido por el jurado como ganador del Primer Concurso de Microrelatos organizado por la Asociación de Vecinos "LA VERDAD", y Patrocinado por Librería TAIGA, con ocasión de la Celebración de la Milla y Legua Julio Rey.

"TRAS LO MALO", de María de Miguel Gamero, ha sido el relato elegido por el público, según los votos recibidos en esta página web

El jurado estuvo compuesto por, Almudena Pallás, de librería Taiga, Ruth Rodríguez de Verbalina y Jesús Muñoz de la Editorial Ledoira.

En la página Web se recibieron un total de 588 votos que otorgaron un total de 886 puntos.

La entrega de premios tuvo lugar el pasado día 11 de Marzo, a las 19:30 h. en un acto que se llevó a cabo en la Librería TAIGA, sito en la Travesía de Gregorio Ramírez.

De izquierda a derecha: Almudena Pallás, María de Miguel, Tomás Ruiz y Mª Teresa Suarez

Tomás Ruiz, presidente de la Asociación de Vecinos "La Verdad", acompañado de Almudena Pallás en representación de Librería Taiga y miembro del jurado calificador, hicieron entrega de los Diplomas acreditativos a las ganadoras Mª Teresa Suarez Fernandez y María de Miguel Gamero, que agradecieron el premio y nos animaron a la Asociación a continuar con la iniciativa.

Por su parte Tomás Ruiz, manifestó la satisfacción de la Asociación por la cantidad y la calidad de los trabajos presentados al ser la primera vez que se convoca y con el poco tiempo de difusión que se le pudo dar. Agradeció a la Librería Taiga la acogida que dío a la propuesta y el Patrocionio de los Premios e igualmente agradeció la sugerencia recibida de uno de los atletas inscritos, Carlos Miguel Herrera que fue quien propuso la idea a la Asociación. 

 

DISFRUTA LEYENDO LOS MICRORRELATOS SELECCIONADOS EN EL PRIMER CONCURSO DE MICRORRELATOS "MILLA Y LEGUA JULIO REY"

Los relatos publicados han sido seleccionados para su publicación por un jurado formado por tres miembros expertos y relacionados con el mundo de la literatura, y han sido publicados en orden alfabético de sus títulos.

 

 

 

MICRORRELATOS

Don Pascual en la “JULIO REY

  La escasa deferencia del párroco de la ermita de San Roque había trastocado la rutina diaria del grupo de viudas de San Antón cuya actividad principal del domingo, la misa de doce, hoy, 15 de diciembre, había durado media hora sin mediar explicación alguna al respecto.

 Sin dejar de repetir las palabras que atestiguaban su participación en la liturgia, se miraban unas a otras con la curiosidad que la actitud apresurada de Don Pascual, de natural tranquilo, despertaba en ellas.

 Con el último amén la casulla del sacerdote desapareció en la sacristía privándoles de un escrutinio que se vio exacerbado cuando, aún en la puerta, Don Pascual pasó junto a ellas, a toda velocidad, a lomos de la vieja bicicleta que solía utilizar en sus desplazamientos.

 Avenida de Europa, 13,45 horas, acababan de salir los “chupetines”. Consciente de las miradas indiscretas, por lo insólito de su atuendo, se sacó la sotana por la cabeza (había dicho misa con la ropa de deporte debajo) y se colocó el dorsal de su categoría: Absoluta masculina POPULAR.

 Una legua que le permitiría rememorar su glorioso pasado deportivo en el Seminario.

 ¡Al fin y  al cabo era humano!

 MAFALDA

 

 

 “El siguiente reto”.

  …Cuando llegué a la salida, agradecí el calor de mis amigos, de mis compañeros y rivales a la vez, con poca ropa empezábamos a desafiar a la climatología, y más tarde al reloj y a los objetivos.

Sentí esa esencia que tiene una recompensa, un esfuerzo y un reto que uno percibe en esos minutos previos hasta que suena el disparo, una euforia contenida entre decibelios, entre decenas de personas y con pronósticos que no contemplan tu triunfo personal, y ahí estás; esperando con pequeños saltos y calmando la ansiedad, sin embargo, tus zapatillas te empujan a salir en busca del kilómetro uno, y el siguiente, mientras tanto, el reloj y la fatiga eran compensados con el ánimo de la gente y el orgullo, que fueron mis compañeros cuando llegué a la meta.

                                                                                 “El carrerista”.

 

 

LA RECOMPENSA

Entonces lo comprendió. Había trastabillado nada más comenzar la Milla y Legua Julio Rey y el dolor que sintió al doblarse el tobillo se hizo casi insoportable a mitad del recorrido. Miraba el cronómetro y los ojos se le aguaban. Intentó centrarse en la bonita imagen que conformaba la silueta de Tavera como telón de la crestería del casco histórico, pero los continuos adelantamientos lo devolvían a la realidad. Su intención de lograr una meritoria posición dentro de la categoría de veteranos se alejaba a pasos agigantados. ¡Qué pésimo broche para toda una vida de afición! Rebasaba en muchísimo el tiempo previsto, pero no abandonó. Aunque fuera a rastras, pero estaba decidido a terminar la última competición de su vida. Y lo logró.

Llegó el último.

Y entonces lo comprendió.

Como siempre, junto a la línea de meta, vio a su mujer, aplaudiendo, animando, sonriendo, orgullosa…  Así había sido siempre, aunque él hubiese necesitado décadas en percatarse de ello. 

 

Seudónimo.- Devota incondicional

 

LA SUERTE DE LA CAMPEONA

No era la campeona de nada, ni siquiera estaba entre las diez primeras y su mejor marca de ese año distaba mucho de hacerla favorita a ganar la Milla y Legua Julio Rey, sin embargo…, sin embargo había conseguido batir el récord de la prueba dejándolo en cuatro minutos. ¡Inaudito! De hecho, la keniata Linet Masai, al final de la carrera, comentó que la que ahora coronaba el podio se encontraba descolgada del grupo de cabeza mediado el circuito.

 - Así fue –confirmó la vencedora-, creo que iba la última, pero entonces, bordeando la rotonda, sentí una rozadura en la oreja. Goteaba sangre. Me giré y vi lo que vi. Por eso aceleré como nunca en mi vida.

El examen médico confirmó que la herida podría haber sido producida por un objeto puntiagudo, una lanza, por ejemplo. Y la descripción de lo que la campeona dijo ver se correspondía al detalle con la estampa del caballero de la triste figura

 

Seudónimo.- Quijote

 

Los últimos serán los primeros.

Siempre que le digo a un amigo: “tengo que correr”, el siempre me responde lo mismo: “¿Quien te persigue?”. En eso pensaba mientras alguien me pedía que lo inmortalizara en la salida, de pronto, sonó un disparo, lance la cámara al aire sin preocuparme del resultado, y arranque en estampida con el resto del grupo.

A los 50 m me encontraba solo, en una ausencia brutal, falta de aliento y run run de sangre en las sienes... Sin mirar atrás sabía que marchaba el último, no hay nada más mezquino que competir contra uno mismo, renacer de angustias y miedos. En ese instante, el batir de mis zapatillas contra el suelo continuaba marcando el ritmo, “el ultimo de que..?” pensé, mientras sentía de nuevo, respiraciones forzadas y murmullo de zancadas a mi espalda. 

 

SUCEDIÓ EN 2014

      Mi abuela fue la última persona que se hizo tres propósitos en Año Nuevo. El quince de diciembre se dispuso a cumplir el último. Antes de superar la Milla en la Avenida de Europa, la Unidad de Vigilancia del Ministerio de los Límites Personales la detuvo, haciéndola volver sobre sus pasos. La pobre yaya, aunque sigue en activo vive en su mundo; sorda como una tapia. Todos los demás sabíamos, que el Camión con chorros a presión dispersó a los participantes en la última Milla urbana popular y Legua “Julio Rey”, y que el recién estrenado Ministerio de Trabajo y Rendimiento, ya nos había permitido dos únicos propósitos para este año: Trabajar y dormir.

Víctor Jara

 Tras lo malo

Siempre había ido corriendo a todas partes, desde que aprendió a caminar.

Cuando creció, solía decir que era como volar. 

Participaba en todas las carreras a las que su padre podía llevarle en su viejo automóvil. Y se le daba muy bien.

Pero tras lo malo, lo dejó y se resignó a escuchar por la radio los mundiales de atletismo.

Supo de la Milla y Legua “Julio Rey” una mañana de Noviembre y decidió intentarlo.

Bajó a la calle y durante todo un año, hizo el recorrido saboreando uno a uno sus centímetros.

Memorizó cada baldosa, cada arbusto, cada esquina, cada badén. Se imaginó dónde podría rozarse con otros atletas, qué podría hacerle tropezar o por dónde debía atajar.

La mañana de la carrera estaba exultante, algo le decía que todo saldría bien. Lo hizo. Quedó segundo.

Nadie supo nunca que era ciego.

 

Odi

 

 

si quieres participar con nosotros en el carnaval 2017

¡contacta con nosotros!

  

¡para contactar!

Calle Canteros, 6, 1ºA

45003 (toledo)

Tel.: 925 22 38 76

684 12 66 75 

E-MAIL: avlaverdad@gmail.com

 

 ¡ATENCIÓN!

¡SI DESEAS PARTICIPAR CON NUESTRA COMPARSA DE CARNAVAL, PASATE POR LA ASOCIACIÓN O LLAMA AL 600712831 !

 

noticias locales del diario la tribuna