DISFRUTA LEYENDO LOS MICRORRELATOS SELECCIONADOS EN EL CONCURSO DE MICRORRELATOS "MILLA Y LEGUA TRES CULTURAS" AO 2015

Me gusta

María de Miguel Gamero con su relato "La vieja gloria", y Silvia Asensio García con "La última carrera", han resultado las ganadoras del premio del Jurado y del premio por votación del público respectivamente.

Los premios se entregarán el Domingo día 10 de Julio en el acto de Clausura de las Fiestas y Semana Cultural del Barrio de San Antón - Avd. de Europa

Puedes leer aquí todos los relatos finalistas.

MICRORRELATOS

Destapando sueños

Una neblina tímida y húmeda se desdibujaba lentamente entre los corredores. Sami se adelantaba, lleno de emoción y con su sonrisa, a alguien menudito y desconocido que vestía un polar  de un azul intenso; como un cielo desierto y sin nubes.

Era su primera vez. Sus oscuros ojos brillaban al sentir que participaba, que corría despertando una y más sensaciones al tiempo que sus zapatillas se deslizaban sobre el asfalto gris.

Jadeaba; pero se sentía libre.

Su piel morena destilaba un sudor que también corría deprisa y precipitado, dejando rastro en forma de pequeñas gotas por su infantil carita.

Faltaban tan solo cien metros para llegar. Y seguía sin mirar atrás…

Una palabra llamada “Meta” le saludó de rojo al traspasar la línea y entonces, se escuchó el silbido de un pito perdiéndose entre la multitud de aplausos que resonaban haciendo eco.

Ahora, un sol retraído por la bruma aparecía para el asombro de los espectadores.

Sami miró hacia él…

Y este sol, le abrazó por entero con sus dorados rayos

Leonoram

 

 

El primer corredor

Salí de la cueva harto de ver a mis hermanos comerse entre ellos. Comencé a correr decidido a no parar. Un rayo cayó cerca de mí y todo comenzó a actuar extraño: el sol salía y se ocultaba rápidamente, una ráfaga de estrellas lo perseguía. Decidí seguir corriendo pensando que estaba soñando y pronto me despertaría. La tierra bajo mis pies se transformó en una calzada. Un difuminado ejercito vestido de rojo, todos con lustrosas espadas, pasó por mi lado como una exhalación. Le siguieron unos caminantes con bastones de madera y conchas cosidas a sus espaldas. De tener ropajes sencillos de cueros de animal pasaron a vestir con telas más ligeras y coloridas; seguían una flecha amarilla. Finalmente vi a una multitud de corredores con unas marcas similares en sus espaldas. Algunos usaban una cruz, otros una estrella y también se veían lunas crecientes: tres culturas. Sentí que todos perseguían una meta y me sumé a ellos. Mi piel se empezó a desprender. Mis huesos se convirtieron en polvo menos uno de mis molares que quedó aferrado entre dos rocas. El sol sigue girando y mientras me elevo veo a miles de corredores seguir la misma ruta que recorrí.

Por Kinjote


 

Invencible

 

El frío arreciaba, le dolía todo el cuerpo y casi no podía ver a causa del aliento que despedían sus pulmones ardientes y que se congelaba ante su cara. ¿Qué gano yo con este sufrimiento? pensaba. Pero seguía corriendo. ¿Para qué sigo si ni mi familia me ve siquiera entre tantos participantes? Pero continuaba, aferrándose al recuerdo de anteriores luchas y calvarios.

No puedo decaer, se dijo, nunca lo hice en mi vida y no lo haré ahora. Y siguió corriendo. Una sonrisa se dibujó en sus labios al rememorar las palabras de su hijo de apenas cuatro años, al despedirla en la salida: tú puedes con todo, mami, porque eres invencible. Con ese pensamiento en mente, sintió que nuevas fuerzas impulsaban sus castigadas piernas y supo que llegaría.

Cuando cruzó la meta junto a otras siete corredoras y corredores que competían en la Milla y Legua “Tres Culturas” y una ovación les aclamó, sintió que el esfuerzo, los meses de entrenamiento, el dolor increíble de cada músculo, habían valido la pena. Toda meta era alcanzable, todo obstáculo podía superarse con apoyo y sacrificio. Y sino que se lo preguntaran a ella que ya había vencido al cáncer.

Samnita214


La ciudad de la concordia

"¡ Lucha, coraje y pundonor ! , en la ciudad de las tres culturas, la urbe de la coexistencia pacífica universal de judíos, árabes y cristianos, ¡ la ciudad de la concordia y de la tolerancia entre culturas !. Así es Toletum, la del Tajo y la del imperio también; por eso niños - dice el profesor de Educación Física - debéis de participar en la carrera de las "Tres Culturas", que organiza la Asociación de Vecinos la Verdad, en la avenida Europa de Toledo, para demostrar y apoyar los grandes valores de la humanidad, y que mejor forma de hacerlo que disputar la sin igual carrera de las "Tres Culturas" por la diversidad.

- ¡ Sí profesor, don Florencio, lo haremos ! ".

TOLETUM


La última carrera (Premio por votación del publico)

Solíamos entrenar con frecuencia ya bien entrada la tarde a la salida del trabajo. A esas horas en otoño e invierno la visibilidad era prácticamente nula en casi todo el recorrido que realizábamos, pero, ¿qué otra cosa podíamos hacer a falta de otros medios?

Esa mañana me levanté pronto y me vestí para la Milla “Tres culturas” poniéndome mis zapatillas de la suerte. Imposible ganar a las atletas profesionales, pero sí al menos mejorar mi marca personal en la Absoluta femenina. Me coloqué orgullosa el dorsal al tiempo que  bromeaba con Raquel y Paula, mis compañeras de fatigas. Estuvimos calentando un buen rato. Nos colocamos en nuestras posiciones de salida  y me concentré en la carrera. Cuando faltaban pocos metros para la llegada mi corazón se empezó a acelerar cada vez más y…

Sentí dolor otra vez, oí gritos. Después solo el ruido de las máquinas.

Unos metros más allá el Dr. comentaba a sus familiares y a amigas que acababan de llegar de la carrera, que era la tercera parada cardíaca que sufría esa semana desde el accidente, pero que estaba empezando a responder a estímulos y cabía la esperanza de que pronto saliera del coma.

Marguerite


 

La vieja gloria (Premio del Jurado)

Había sido uno de los atletas toledanos más queridos y admirados de los años 90.

Pero la época dorada de Alfonso Pintado hacía tiempo que lucía resquebrajada.

Los malos hábitos y los vicios le habían llevado a ocupar las portadas de los diarios deportivos mostrándole como una marioneta rota.

Sabía de primera mano que estaba intentando salir de ese bache que él mismo había transformado en barranco. Hacía varios años que no sabíamos nada de él aún formando parte de su círculo más íntimo. 

Sin embargo, aquella mañana de noviembre en la que le vi ganar la Milla y Legua "Tres culturas", supe que lo que había vencido era su fuerza de voluntad. 

Había recuperado su vida.

Minaya

 .

Lecciones

 Todos los corredores estaban ya situados en la línea de salida. Me encontraba cerca de la primera fila, dispuesto a salir corriendo como una bala en cuanto escuchase la señal. Pero no podía dejar de mirar a un atleta situado a unos metros de mi. Era árabe. Y él también me miraba a mi. Me puse más nervioso de lo que ya estaba.

La Milla y Legua "Tres culturas" comenzaba y durante un par de kilómetros fuimos corriendo más o menos al mismo ritmo. Me fijé en la vestimenta de aquel hombre, muy poco ligera para lo que acostumbrábamos los atletas, como si buscase ocultar algo bajo la camiseta.

Avancé los últimos kilómetros con la mente llena de prejuicios. Tan ensimismado estaba en mis pensamientos que no vi al corredor que iba delante de mi. Tropecé y mi tobillo se dobló dolorosamente. Caí al suelo golpeándome el hombro.

Las manos del joven árabe trataban de levantarme y no me abandonaron hasta asegurarse de que me encontraba bien.

Obviamente, nunca acabé esa carrera, pero la recuerdo como ninguna otra.

No se aprende todos los días una lección de vida...

Ons


LEER RELATOS DE AÑOS ANTERIORES:

2013

2014

2015

 

si quieres participar con nosotros en el carnaval 2017

¡contacta con nosotros!

  

¡para contactar!

Calle Canteros, 6, 1ºA

45003 (toledo)

Tel.: 925 22 38 76

684 12 66 75 

E-MAIL: avlaverdad@gmail.com

 

 ¡ATENCIÓN!

¡SI DESEAS PARTICIPAR CON NUESTRA COMPARSA DE CARNAVAL, PASATE POR LA ASOCIACIÓN O LLAMA AL 600712831 !

 

noticias locales del diario la tribuna