DISFRUTA LEYENDO LOS MICRORRELATOS SELECCIONADOS EN EL CONCURSO DE MICRORRELATOS "MILLA Y LEGUA TRES CULTURAS"  AÑO 2016

 

 

Me gusta

Los premios se entregarán el Domingo día 9 de Julio de 2017 en el acto de Clausura de las Fiestas y Semana Cultural del Barrio de San Antón - Avd. de Europa

Puedes leer y votar aquí todos los relatos finalistas.

(Han sido descartados los relatos que no cumplían las bases y han sido seleccionados 11 relatos como finalistas)

 

VOTACIÓN DE MICRORRELATOS

 

Carrerita de la vida

Ismael decide finalmente participar en la Legua. No lo tenía muy claro hace un rato, pero algo dentro de él, como una intuición, lo ha empujado esta mañana a la calle.

Sara está de buen humor. Ana la ha convencido para que corra y ahora se alegra de haberse dejado animar.

En la línea de salida, Ismael y Sara cruzan sus miradas distraídamente, pero poco después parece que se buscan. No se conocen de nada.

La carrera empieza y enseguida se convierte en algo secundario para ellos.

Los primeros kilómetros son pura pasión. Están rebosantes de energía. Corren al mismo ritmo, no se separan.

Otro corredor se cruza en el camino de Sara. La desconcentra. El desconocido no deja de adelantarla y retrasarla. Pierde de vista a Ismael, quien corre ya kilómetros adelante. Pero él para y decide esperarla.

Cuando aparece, acompasan sus pasos unos kilómetros. Durante ese tiempo, comienza a llover, sale el sol, nieva y sopla el viento. Juntos, sin embargo, superan todos los obstáculos que les depara la carrera.

Ambos visualizan la meta. Cruzan la línea a la vez.

Allí les espera Cristina, su hija. Les mira orgullosa.

¿No es acaso la vida un carrera en sí?


Pseudónimo: Morales

Te gusta "Carrerita de la vida"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 

 

El primer corredor

Salí de la cueva harto de ver a mis hermanos comerse entre ellos. Comencé a correr decidido a no parar. Un rayo cayó cerca de mí y todo comenzó a actuar extraño: el sol salía y se ocultaba rápidamente, una ráfaga de estrellas lo perseguía. Decidí seguir corriendo pensando que estaba soñando y pronto me despertaría. La tierra bajo mis pies se transformó en una calzada. Un difuminado ejercito vestido de rojo, todos con lustrosas espadas, pasó por mi lado como una exhalación. Le siguieron unos caminantes con bastones de madera y conchas cosidas a sus espaldas. De tener ropajes sencillos de cueros de animal pasaron a vestir con telas más ligeras y coloridas; seguían una flecha amarilla. Finalmente vi a una multitud de corredores con unas marcas similares en sus espaldas. Algunos usaban una cruz, otros una estrella y también se veían lunas crecientes: tres culturas. Sentí que todos perseguían una meta y me sumé a ellos. Mi piel se empezó a desprender. Mis huesos se convirtieron en polvo menos uno de mis molares que quedó aferrado entre dos rocas. El sol sigue girando y mientras me elevo veo a miles de corredores seguir la misma ruta que recorrí.

 Por Kinjote

Te gusta "El primer corredor"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 


 

"EN LA CARRERA DE LAS TRES CULTURAS..................".

  " ¡ Tras una carrera meteórica, consiguió la victoria !. ¡ Lo logró por fin !. Sus piernas, fuertes y robustas, habían devorado los kilómetros de prueba, los diez, pulverizando su registro personal. ¡ Como un bólido de Fórmula 1, la había disputado !. En meta, felicitaciones y parabienes. Era una persona laureada, exitosa, victoriosa, Paco había superado en línea de llegada a seis mil personas, sufridas y agotadas. Los medios de comunicación social, prensa, radio y televisión, difundieron mundialmente el eco de la sensacional, magistral, noticia................... De repente todo se desvaneció, como un castillo de naipés, ¡ había sido un sueño !."


  Seudónimo : "LUCES DE BOHEMIA". 

Te gusta "EN LA CARRERA DE LAS TRES CULTURAS.................."

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 Puntos)

 

 

LA CARRERA INTERMINABLE

2014 - Su primera competencia había comenzado y él se quedó muy atrás. No pudo seguirles el paso. El calor tejió un río de agua salobre en su frente. Corrió y corrió, pero el aire parecía agotarse en la consternación. Cayó al suelo y sus rodillas se atiborraron de sangre. No podía más.

Ya no quería levantarse.  

De pronto sintió un brazo que lo alzaba y le gritaba que debía seguir adelante. Se miraron a los ojos y era un viejo, de unos ochenta años, que le repetía que no era el momento de parar.  

Él tomó fuerzas, el viejo lo empujó por varios metros y llegó a la meta agotando su último aliento.  

Perdió aquella carrera, pero vendrían más. Desde ese día supo que podía alcanzar cualquier colofón en cualquier pista de la vida.  

Buscó al anciano y no lo encontró. Preguntó por él y nadie lo había visto, nadie lo conocía. Por un tiempo nada supo hasta que se topó con el rostro del hombre en una página de atletismo.  

Alfred Shrubb (1879-1964); ganador de la primera edición del Cross de las Naciones, con un recorrido de 12,9 km, disputada el 28 de marzo de 1903”        

Seudónimo: Zarza

 

Te gusta "LA CARRERA INTERMINABLE"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 

 

 

 

La cuenta atrás.

Se colocó el chaleco con cuidado, ajustando las correas una por una. Era una mañana gélida, de niebla intensa, perfecta para enmascararse. Se enfundó la chaqueta high runner, se ató los cordones de las zapatillas deportivas y salió a la calle dirección Avenida de Europa. La carrera “TRES CULTURAS” estaba en pleno desarrollo, era el turno de los pequeños. Los observó con indiferencia, la mirada vana, absorto en recuerdos de niñez: otra cultura, otro país, otras vidas… Recogió el dorsal, saludó a conocidos y se concentró en la carrera. El disparo seco impulsó su cuerpo, mirada al frente, zancada larga... Su corazón subió de pulsaciones y activó el mecanismo del chaleco. Todo marchaba según lo previsto, objetivó claro: mayor número de víctimas al grito de “Alá es grande”. Alcanzó al grupo de cabeza a falta de un kilometro. Las sensaciones eran buenas y comenzó a liderar el grupo. El público lo animaba, gritaba su nombre, lo llevaba en volandas hacia la victoria... Comenzó a llorar. Cruzó la meta pero no se detuvo. En la distancia, cuando la perplejidad dio paso al murmullo, el sonido amortiguado de un estallido roció el ambiente.

  

Pseudónimo: el aspirante

Te gusta "La cuenta atrás"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 

 

La poción

Relleno el vaso y le ayudo a incorporarse. Acaricio su mano débil. Ella bebe a sorbitos.

Se acerca el día, y no me preocupa la ropa. Habiéndola usado bajo sol y luna, sobre césped y asfalto, con calores sofocantes y fríos gélidos, confío. Sólo me preocupa la poción.

Porque a pesar de la belleza de las piedras que escoltarán el camino; del calor de las gentes que alentarán mi esfuerzo; de los compañeros de diferentes culturas que acompañarán mi gesta; del recuerdo de la triunfante sensación al atravesar la línea de meta… A pesar de todo, llegará ese momento, cuando los latidos de mi corazón retumben en mi cabeza, y las piernas digan “para” en que necesitaré la poción. Si te fijas con atención, todos los corredores que llegan a la meta, vengan de donde vengan, tienen una.

Es un hijo o una madre; es un trabajo o una enfermedad; es un amigo o un recuerdo; es un sueño o un reto; a veces está cerca y a veces demasiado lejos. Pero sin poción, no hay carrera, por buenas que sean las zapatillas. Hoy me preocupa la poción. Mañana correré por ella, con ella.      

Pseudónimo: Cuma

Te gusta "La poción"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 

 

 

Las ruedas no discriminan

Las ruedas no se detienen. El impulso originario que les da vida produce un movimiento contante. Como si la génesis fuese una bestia incapaz de reconocer que todo tiene un límite. Nace una y otra vez. Es la dinámica. Giran, giran y giran. El viento hace lo suyo. La ciudad entera observa. El hombre sobre las ruedas levanta las manos, ha llegado a la meta. El hombre sobre las ruedas también es la mujer sobre las ruedas. No hay género, raza o creencia mientras vas llegando a la meta en la carrera urbana popular Tres Culturas. Solo ruedas incansables, solo manos levantadas vibrando en victoria.

Seudónimo: El corredor

Te gusta "Las ruedas no discriminan"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente (0 puntos)

 


PENSAMIENTOS

Los que sueñan ganar corren y los que no viven. Así salió Yusuf a todo dar por las calles de Toledo, pensó no hay quien me gane hoy, pero le salió al cruce otro pensamiento, el de su vecino Manuel, que ahora está en la cárcel, la última vez que lo vio corría por su libertad escapando de la policía que lo había ido a buscar.

Yusuf pensaba en él, en Manuel y Josefa y las noches que pasaban en su casa, que bien se los veía, si hasta mi esposa les tenía envidia y siempre me reprochaba, ves, así tienes que ser,  tan cariñoso, tan pendiente de su mujer. Cuando se olvidó de esos pensamientos ya tenía a Yago por delante y faltaba muy poco para llegar y al costado, su vecino judío Jaim lo había alcanzado. Se empezó a preocupar por la carrera y sacó de su cabeza a Josefa que ahora estaba muerta. Trató de alcanzar a Manuel, pero ya era tarde, ese día perdió la carrera, se tuvo que conformar con un segundo puesto por delante de Jaim. Su esposa fue a recibirlo y con un gran beso agradeció que a veces no fuera tan cariñoso.

SEUDONIMO: Yusuf Toledo

Te gusta "Pensamientos"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente

 

Ruedas imperiales


Suena el despertador. Susana se levanta y se toma un café con leche. Mientras saborea el desayuno, mira a sus patines. Hoy es un día especial porque va a participar en la carrera de las "Tres Culturas". Es vecina del barrio y no puede faltar a una cita que ya es toda una tradición.

 

La mañana es fría, como es habitual en Toledo, la ciudad imperial, pero Susana tiene claro que tiene que estar en el plato fuerte del mes y casi del año. Hay que recordar que sus patines son una "parte de su cuerpo" en las primeras horas de los fines de semana. Raro es el sábado o el domingo que no sale a recorrer las calles de la capital. Miedosa al principio ahora se maneja como "pez en el agua" o, mejor dicho, como todo un patinador profesional de hockey.

Mientras se amontonan sus pensamientos en la cabeza, llega la hora de salir de casa. El ritual es siempre el mismo. Ropa cómoda y sus "patines de la suerte". En la salida hay buenos amigos y mucho alboroto. Es una fecha para disfrutar. ¡Qué comience el espectáculo!

Seudónimo: A tumba abierta.

Te gusta "Ruedas imperiales"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente



Trascendencia de una carrera

Tres culturas se abrazaron, bajo la sombra de una carrera.

Una ciudad fue testigo.

La amistad nació de aquel encuentro casual en la meta.

Se aventuraron a estrechar la distancia. Y cada año, en la carrera popular urbana Tres Culturas, ellos le rinden honor a la iniciativa, encarnando el propósito.

Seudónimo: El corredor

Te gusta "Trascendencia de una carrera"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco (1 Punto)   Me es indiferente




TRES SABORES: FRESA

Esta historia empieza como los chistes: un cristiano, un judío y un musulmán se van a hacer una carrera en Toledo. El cristiano se santigua antes de empezar y el judío lo mira y le pregunta: “¿Qué haces?”. “Ya ves”-responde el cristiano-“Santiguarme”. “Ah”-dice el judío agachándose y atándose las zapatillas. Al hacerlo, ve con el rabillo del ojo al musulmán agachado y con la cabeza pegada al suelo. “¿Y tú qué haces?”-le pregunta. “Pues rezar…” . “Ya”-responde el judío. Y piensa: “¡Que gane yo, que gane yo!” con los dedos cruzados y con tanto ímpetu que cuando acaba de repetírselo, con los ojos cerrados, le sale un “YO” tan alto que el cristiano y el musulmán lo miran sorprendidos.

-¿Yo?-pregunta el cristiano.

El musulmán mueve la cabeza y se pregunta.

-¿Ateo...?

El judío se encoge de hombros.

Se oye un disparo, la carrera comienza y los tres descubren que el judío ha atado los tres cordones de las zapatillas.

Se miran, el judío vuelve a encogerse de hombros. Mueven una pierna, luego la otra, y así echan a correr.

           

por Fabio Esnorkel

Te gusta "TRES SABORES: FRESA"

  Si, me gusta mucho (5 Puntos)   Si, me gusta (3 Puntos)   Si, pero solo un poco   Me es indiferente


LEER RELATOS DE AÑOS ANTERIORES:

2013

2014

2015

 

si quieres participar con nosotros en el carnaval 2017

¡contacta con nosotros!

  

¡para contactar!

Calle Canteros, 6, 1ºA

45003 (toledo)

Tel.: 925 22 38 76

684 12 66 75 

E-MAIL: avlaverdad@gmail.com

 

 ¡ATENCIÓN!

¡SI DESEAS PARTICIPAR CON NUESTRA COMPARSA DE CARNAVAL, PASATE POR LA ASOCIACIÓN O LLAMA AL 600712831 !

 

noticias locales del diario la tribuna